Aprender de manera positiva en tiempos difíciles

Aprender de manera positiva en tiempos difíciles

El Covid-19 ha llegado para enseñarnos un panorama distinto de la vida y de la educación de nuestros pequeños. La pandemia nos ha incitado a tener otra perspectiva y a aprender junto con nuestros chiquitos. Las circunstancias nos han orillado valorar el tiempo que pasamos con nuestros seres queridos y nos ha enseñado acerca de la importancia de las rutinas y nos ha permitido priorizar para mantenernos en equilibrio.

La pandemia nos ha hecho valorar muchas áreas de nuestra vida y nos ha impulsado a establecer prioridades, esta situación nos ha incitado a abrir los ojos a una nueva realidad y a una nueva manera de educar. El encierro nos ha orillado a modificar nuestros hábitos y nuestras rutinas cotidianas, también nos ha obligado a mirar el panorama tras una óptica distinta y nos ha invitado a afrontar retos completamente inesperados. 

Han pasado meses que se han ido como agua. Han pasado días complejos e inciertos que eran inimaginables y tanto la educación como la convivencia dentro de nuestros hogares han dado un giro radical. La crisis es un hecho inminente que ha tenido un impacto significativo sobre la vida de muchas familias, ha aterrizado de manera inesperada y nos ha obligado a replantear nuestros días, pero no debemos dejar que sacuda nuestras vidas por completo. 

Nuestros pequeños siguen siendo nuestra prioridad y su educación no puede detenerse. El desarrollo y crecimiento de nuestros chiquitos no tiene porque truncarse ni verse dramáticamente afectado. La rutina diaria no tiene porque ser completamente distinta, especialmente si somos conscientes, abrimos los ojos, paramos las antenas y buscamos estrategias que nos funcionen de manera individual. Debemos dedicar tiempo de calidad a nuestros pequeños, así como mantenernos positivos e intentar no modificar drásticamente su rutina. Debemos permitirnos sentir, escuchar, expresar y no descuidar su educación. Debemos fomentar la calma y la paciencia e intentar responder sus dudas respecto a la pandemia. 

Jugar también es una actitud existencial, una manera particular de abordar la vida, una manera de utilizar nuestra mente, un invernadero en el cual se combinan pensamiento, lenguaje y fantasía.

Si logramos mantener el equilibrio dentro de nuestro hogar, la rutina cotidiana no tiene porque verse afectada. Si logramos mantener un balance, la crianza y la disciplina positivas siguen siendo una posibilidad. Si logramos mantener hábitos sanos respecto a la tecnología y permitimos que las plataformas educativas sean incorporadas dentro de la rutina diaria, nuestros pequeños conseguirán mantenerse motivados y su aprendizaje seguirá siendo continuo.

La crisis del coronavirus todavía tendrá consecuencias en nuestras vidas durante bastante tiempo. Si bien la etapa de quedarse completamente en casa terminará pronto, aún los niños y niñas no podrán ir al colegio por lo que te invitamos a reflexionar sobre la importancia del juego en tiempos de COVID..

Y es que jugar es una actividad universal, se ha jugado, se juega y se jugará a todas las edades y en cualquier cultura del mundo. Jugar nos permite ser espontáneos, podemos aprender haciendo, experimentamos en el margen de error, estimula nuestras emociones, nos permite relacionarnos unos con otros, y muchísimos beneficios más que tenemos que tener siempre presentes.

Jugar también es una actitud existencial, una manera particular de abordar la vida, una manera de utilizar nuestra mente, un invernadero en el cual se combinan pensamiento, lenguaje y fantasía. Y jugar es un derecho. Sí, un derecho y por eso no debemos olvidar la importancia del juego en tiempos de COVID.Sabemos que debemos quedarnos en casa para cuidar la salud de todos, pero en el hogar es fundamental cuidar de nuestra propia salud. No solo la física, también la psicológica y la afectiva. Mamás y papás tenemos la tarea añadida de cuidar de nuestros hijos. Pero existe una forma de abordar todos estos cuidados simultáneamente: se llama juego. Jugar en familia es una maravillosa manera de asegurar el bienestar en casa.

Las circunstancias actuales nos han orillado a cambiar y la educación no es la excepción. La pandemia del Covid-19 nos ha invitado a educar a nuestros pequeños de manera distinta. A través de Vikidz, una plataforma en línea que permite que nuestros pequeños no pierdan estabilidad, lograremos mantener el aprendizaje de nuestros chiquitos a través de experiencias completamente interactivas, en donde la tecnología juega un papel fundamental.